ISLAS LOFOTEN EN 4 DÍAS

IMG_9053

¿ALGUNA VEZ ESCUCHASTE DE LAS ISLAS LOFOTEN Y QUERÉS CONOCER UN POCO SOBRE ELLAS?


¿ESTÁS INTERESADO EN VIAJAR A DESCUBRIRLAS Y TE GUSTARÍA CONOCER UNA EXPERIENCIA DE VIAJE?


¿QUERÉS DESCUBRIR LA MAGIA DE LOS PAISAJES ÁRTICOS DE NORUEGA?

Después de haber pasado 5 días en la ciudad de Bergen, llegó el momento de conocer las Islas Lofoten! Estas islas conforman un archipiélago que se encuentra por encima del Circulo Polar Ártico, entre los paralelos 68º y 69º Norte, y por eso en verano tiene 24 horas de luz de día. Por esa razón se puede ver el famoso sol de medianoche! El sol cae hasta un punto y  luego comienza su vuelta hacia el este para volver a salir sin dejar de desaparecer! 

El archipiélago está compuesto por 9 islas, todas conectadas por la ruta E10, más conocida como “Ruta del Rey”, con puentes que las conectan, y como característica, tienen muchísimos pueblitos pesqueros, siendo esta la principal actividad económica que se desarrolla en el lugar.

Fueron 4 días de recorrido alrededor de las islas, en donde nos encontramos con paisajes de ensueño, como si estuviesen pintados; vimos una gran cantidad de fiordos, el pasaje típico de esta zona; visitamos pueblitos de pescadores encantadores, playas, conocimos el pueblo con el nombre más corto del mundo, entre muchísimas cosas más! Este lugar también es conocido como las islas vírgenes de Noruega, ya que se esfuerzan muchísimo por salvaguardar los espacios naturales.

Los consejos que puedo dar para visitar las islas, según mi experiencia, son: 

  • Para desplazarse, alquilar un vehículo es la mejor opción ya que les da muchísima libertad, y las distancias no son muy largas, por lo que pueden conocer muchísimo en poco tiempo. También hay buses que conectan todas las islas, pero el transporte público es caro, aunque la calidad es excelente.
  • Para dormir, si la idea es ahorrar dinero y no van en una época fría, la mejor opción es acampar! Existen muchísimos lugares para acampar grátis y puedes conectar con la naturaleza al 100%. Si buscan un poco más de comodidad, hay variedad de hostales y hoteles, pero eso sí, los precios son bastante elevados.
  • Para comer, depende de la opción que elijan para alojarse, nosotros llevamos nuestro calentador y cocinábamos la comida que compramos en los supermercados para ahorrar dinero. Sin embargo, hay muchísimas opciones de restaurantes, ya que al estar lleno de pueblitos pesqueros, hay mucho pescado fresco y muy bueno!
Auto y carpa en Mefjordvær

MI EXPERIENCIA

DÍA 1: LLEGADA A LOFOTEN, RECORRIDO POR NARVIK Y VISITA A Narvikfjellet

Para llegar, tomamos un vuelo desde Bergen que duró 2 horas hasta la ciudad de Narvik, con la aerolínea Wideroe. El costo del ticket fue de 100 USD. Llegamos cerca de las 16:30h al Aeropuerto de Evenes, que es utilizado por dos ciudades, Narvik y Harstad. Desde el aeropuerto tomamos el bus 23-760, que duró 50 minutos, que nos dejaba en el centro de la ciudad y nos costó 5 USD. Una vez en Narvik, fuimos al Thon Hotel Narvik, donde nos alojaríamos una noche para al día siguiente ir a buscar el auto que habíamos alquilado. Tomamos la decisión de gastar 35 USD para alojarnos ya que, primero que no encontramos un lugar para acampar, y segundo que se venían 3 días de carpa, así que preferimos descansar bien y poder ducharnos. El hotel estuvo bien, los recepcionistas súper amables, pero lo mejor de todo fue el desayuno al día siguiente.

En noruego: La paz es la promesa del futuro
Distancias desde Narvik

Ni bien llegamos, hicimos el check-in y fuimos a preguntar al chico de recepción que podíamos hacer, y nos recomendó ir a Narvikfjellet, o Montaña de Narvik, ya que las vistas de la ciudad eran muy lindas. Decidimos recorrer un poco la ciudad y luego subir donde nos recomendó. En esa montaña en invierno se practica snowboarding, pero el resto del año se puede subir en teleférico, o bien caminando. Nosotros decidimos subir caminando ya que el teleférico salía algo de 10 USD. Hay un sendero para seguir, aunque en partes es confuso, y es bastante empinado así que llevamos bastante agua. Cuando llegamos al sitio nos impresionamos con la vista que había, con la ciudad, el mar y las montañas detrás, me hizo acordar muchísimo a Ushuaia! Estuvimos un buen rato para ver la caída del sol, y tuvimos suerte porque los colores del cielo eran bellísimos!

Luego comenzamos a bajar, fuimos a recorrer un poco la zona por donde estábamos alojados, buscar algo barato para cenar y a descansar, ya que al día siguiente teníamos que buscar el auto bien temprano.

Vista desde Narvikfjellet

Día 2: Comenzamos a adentrarnos en Lofoten Y CAMINATA A REINEBRINGEN

Nos levantamos bien temprano para tener tiempo y aprovechar el desayuno del hotel. Luego fuimos a la parada del bus que nos dejaría en el lugar de retiro del auto. Cuando llegamos al lugar, nos llevamos la sorpresa de que nos darían un auto de gama más alta al que habíamos alquilado, ya que no disponían de otro, excelente noticia! El auto nos costó un total de 280 USD por 4 días. Nos hicieron firmar los papeles, nos entregaron las llaves y comenzamos nuestra aventura!

Lo primero que hicimos fue ir a comprar unas cosas que necesitábamos para el campamento y poder cocinar, luego comenzamos a conducir en busca de nuevas experiencias. Nuestras ganas de llegar a Reine, un pueblito de pescadores ubicado en la isla de Moskenesøya, eran muy fuertes. Desde ese lugar comienza una caminata que llega a la cima de la Montaña de Reine, donde la vista que hay es increíblemente hermosa! Siempre veíamos fotos y nos imaginábamos ahí, y ese momento estaba llegando! Conducimos hasta Reine disfrutando de las vistas que tiene la ruta E10, también conocida como la Ruta del Rey. Esta ruta recorre todas las islas, de Sur a Norte, y está compuesta de muchísimos puentes pequeños y algunos túneles que saltan literalmente de isla en isla! Al cabo de unas horas ya estábamos caminado por el pueblito. Es pequeño, como la mayoría de los lugares que visitamos, pero son súper encantadores para recorrerlos y disfrutar de la tranquilidad que tienen.

Primeras vistas de Reine y los cordones montañosos

Paseamos un poco por el pueblo, averiguamos el punto exacto desde donde comenzaba la caminata y allí fuimos. A poca distancia del pueblo comenzaba el sendero, así que estacionamos el auto en un lugar gratuito sobre la ruta, agarramos nuestras cosas y comenzamos a caminar. La caminata no es muy larga, aunque si bastante empinada, y subes todo de golpe. En total es 1 hora 30 aproximadamente, y son 500 metros de subida hasta el primer punto panorámico, aunque luego puedes continuar subiendo, que lo recomiendo, para tener otras vistas. Nosotros apenas llegamos al primer el punto, ya nos impresionamos con la vista imponente, así que decidimos quedarnos allí un buen rato para disfrutar y armar campamento. El terreno es llano en muy pocas partes como para armar la carpa, así que buscamos un sitio más o menos bueno e hicimos campamento. En total, en la montaña ese día había 3 carpas, incluida la nuestra, y a medida que fueron pasando las horas, ya no subían personas así que tuvimos un buen rato para disfrutar de la tranquilidad y la paz de ese lugar tan soñado para nosotros! Sin dudas que recomiendo acampar en el lugar para poder disfrutar sin tanta gente y poder ver el atardecer.

Lugar de acampe
Sol de Medianoche
Sol de Medianoche
Vista subiendo más arriba del campamento
Anterior
Siguiente

Pasado un rato comenzamos a subir la montaña para buscar nuevas vistas, hasta que llegamos a un sitio increíble para ver la caída del sol. Estuvimos bastantes horas ahí, tomando fotos y mirando como el sol se movía lentamente hacia el este, empezaba a caer y no desaparecía. Luego de un rato viendo como una parte pequeña del sol comenzaba a regresar hacia el oeste para salir después de pocas horas. Ese fue un espectáculo que no pensábamos ver y fue algo asombroso! Luego volvimos al campamento para preparar algo para comer y descansar para el día siguiente.

Día 3: Despedida de Reine y visita al pueblo Å Y Henningsvær

Nos levantamos temprano, abrimos la carpa y vimos nuevamente la vista increíble del paisaje! Lo primero que hicimos fue desayunar, volver a tomar algunas fotos y comenzar a bajar la montaña. Después volvimos al pueblo en busca de un baño para asearnos un poco y continuar nuestro camino hacia pueblo más al sur de las islas.

Vista cuando nos levantamos a la mañana
Pueblo con el nombre más corto del mundo

El pueblo que visitamos se llama Å, y no solo que es el final de las islas y el pueblo con el nombre más corto del mundo, sino que también es el final del alfabeto noruego! Este pueblito pesquero se especializa en la salazón y desecación del bacalao. Acá no hicimos mucho la verdad, y también sentimos que no había demasiado para hacer. Hay algunos museos, pero teníamos pensado ir al Museo Vikingo Lofotr al día siguiente, y también debíamos cuidar el presupuesto, así que caminamos por todo el pueblo, sacando algunas fotos y sorprendiéndonos con algunas cosas que veíamos. Allí, luego de recorrer nos cocinamos algo, y empezamos a volver hacia el norte. 

Museo de Å
Pueblo en miñatura
Pescador sosteniendo cabezas de Bacalao

Otro lugar que queríamos visitar era Henningsvær, otra aldea pesquera del archipiélago, y el motivo de nuestras ganas era el Henningsvaer Fotballbanen o campo de fútbol! Este estadio se comenzó a hacer famoso cuando aparecieron los drones, ya que la vista que se obtiene de la cancha de fútbol con el paisaje detrás es maravillosa! Otra de las fotos que nos queríamos llevar como souvenir era esa. Cuando llegamos nos llamó mucho la atención que justo al lado de la cancha, hay unas estructuras que se utilizan para secar el bacalao al sol. Justo en ese momento no había pescados, por suerte.

Cuando llegamos no había nadie, éramos los únicos allí, y como por arte de magia apareció una pelota en uno de los arcos, así que no solo sacamos fotos, sino que nos quedamos un buen rato pateando penales!

Henningsvaer Fotballbanen
Henningsvaer Fotballbanen

Luego de eso fuimos a conocer otro pueblo llamado Svolvær, un poco más grande que el resto. Desde allí salen algunos tours embarcados y para hacer kayak. También había varios locales para comprar souvenirs, restaurantes, y más. Nosotros llegamos bastante tarde así que solo fuimos a comer una pizza a un restaurante ya que nos moríamos de hambre, y después nos fuimos a Rørvikstranda, una playa súper linda cerca de Henningsvaer, donde vimos que se podía acampar y contaba con baños públicos, ideal para nosotros! Ya llegaba la noche así que preparamos la carpa, comimos algo y nos quedamos allí mirando el atardecer hasta que llegó la hora de dormir.

Rørvikstranda
Rørvikstranda
Rørvikstranda

Día 4: Museo Vikingo Lofotr y Senja

Nos despertamos en la playa temprano, desayunamos, desarmamos la carpa y nos fuimos al Museo Vikingo Lofotr, ubicado cerca del municipio Vestvågøy. Este museo nos brindó una excelente experiencia y pasamos varias horas en él. Abrieron sus puertas en 1995, después de que en el año 1981, un agricultor, mientras araba sus campos comenzó a encontrar fragmentos de vidrio y cerámicas, y allí comenzó una sensación arqueológica. Luego de realizar excavaciones, se encontró la casa más grande de la Era Vikinga! Se construyó una réplica a escala real de la misma, datada en el año 500 a.c., y hoy en día miles de personas lo visitan ya que en el lugar te sientes que estas en una auténtica casa vikinga. Para los que vieron la serie Vikingos, esta casa es tal cual como se muestran en la serie. También se pueden practicar una gran cantidad de actividades como lanzamiento de hacha, arco y flecha, herrería, dar un paseo en un lago en una réplica de un barco vikingo, presenciar como cocinaban, visitar una sala arqueológica, entre muchas más. También hicimos una visita guiada a la casa para que nos contaran un poco sobre la historia vikinga. El costo fue de alrededor 15 USD y sin dudas vale la pena visitarlo!

Sentite Vikingo
Cocinando al estilo Vikingo

Ya que estábamos en Lofoten, nos quedaba cerca un lugar del que nos habían hablado muy bien llamado Senja. Esta es la segunda mayor isla de Noruega y tiene paisajes increíbles, así que decidimos ir a recorrerla durante el resto del día, acampar en algún lugar y volver a Narvik al día siguiente ya que teníamos que devolver el auto temprano. Tomamos la ruta E10 para volver, luego nos desviamos por la E6 hacia el norte hasta encontrarnos con la ruta 86, que nos llevó directo hacia Senja. Cuando nos adentramos en la isla empezamos a sacar fotos y disfrutar de los maravillosos paisajes. Uno de los sitios que visitamos fue el mirador Bergsbotn, una plataforma de 44 metros desde donde se puede observar el fiordo Bergsfjord, rodeado por un cordón montañoso llamado Bergsbotten. El final de nuestra ruta fue Mefjordvær, un pueblo pesquero súper pequeño al noroeste de la isla, también muy lindo, y desde ahí sale un sendero que te llevaba a un sitio donde podíamos ver el amanecer, y fue increíble! Se podía ver la luna y colores azules de un lado, y el sol caer y colores rojos y amarillos del otro! Caminamos un buen rato por ese sendero, subiendo un pequeño cerro hasta que llegamos a un faro que había sobre la costa, estuvimos un rato tomando fotos y disfrutando de la vista que había hasta que se hizo de noche.

Después volvimos al campamento para cocinar algo porque moríamos de hambre, y luego nos fuimos a descansar.

Atardecer y Mefjordvær a la derecha
Atardecer desde Mefjordvær
Mirador Bergsbotn

Día 5: Fin de la experiencia en las Islas Lofoten

El último dia no hicimos mucho. Nos levantamos temprano para regresar ya que debíamos devolver el auto, desayunamos y comenzamos a volver disfrutando una vez más del paisaje. Conducimos hasta Narvik nuevamente, fuimos a devolver el auto y después volvimos a la parada del bus donde nos habíamos bajado cuando llegamos la primera vez. Esperamos el bus un rato y nos fuimos al aeropuerto a esperar nuestro vuelo para Tromsø. Fue un error haber tomado un vuelo ya que Tromsø queda muy cerca, aunque en realidad no hubo tanta diferencia con el bus y fue una buena experiencia ya que viajamos en un avión a hélice! No nos esperábamos que fuese así, pensábamos que seria un avión normal, pero no. Y encima, a medida que ibas entrando elegías tu asiento, quizás para algunos sea normal pero era mi primera vez en un avión así!

Lofoten llegó a su fin. Esta experiencia fue increíble, los paisajes que vimos fueron alucinantes, los pueblitos pesqueros con sus casitas rojas fueron encantadores, la experiencia vikinga también fue muy buena. Los amaneceres y atardeceres fueron de ensueño. Espero algún día poder volver a este sitio, y recorrerlo un poco más y mejor.

Te ha gustado el post? Compártelo en tus redes!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
0 0 votos
Valoración del artículo
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios